Ser madre es un trabajo que en muchas ocasiones pasa desapercibido por la sociedad debido a que se espera que una mujer nazca queriendo y sabiendo como ser una mamá.

Ser madre implica aguantar desvelos, fatiga, cansancio y una constante sensación de que estás olvidando algo. Puede que a los ojos de un extraño no valga la pena realizar sacrificios, pero el valor de sus recompensas es incalculable.

Puede que en estos momentos tengas miedo o dudas con respectos a volverte madre algún día, sin embargo, aquí te dejamos algunas de las razones por las que convertirte en una podría darle giros positivos a tu vida.

Cuando eres madre comprendes realmente por primera vez a tu mamá

Tener un hijo te servirá como un ejercicio retrospectivo en el que finalmente te pondrás en los zapatos de tu mamá y apreciarás aún más todo lo que hizo por ti.

Sientes más empatía por los niños que no son tus hijos

Tus niveles de empatía subirán en un mil porciento cuando escuches el llanto de un niño y de inmediato querrás ir en su ayuda.

Como madre desarrollas habilidades que no creías tener

La maternidad no sólo te convertirá en una niñera de tiempo completo, sino también en planificadora, nutrióloga, maestra, taxista y un sinfín más de profesiones.

Vuelves a recordar aspectos de tu niñez

Vivir tu vida a través de tus hijos no es algo saludable si lo haces de forma concreta, pero puedes hallar pequeñas alegrías si le muestras cosas con las que creciste. Ahora sólo debes rezar por que a él o ella también le gusten.

Ser madre es una buena excusa para ver dibujos animados

Seamos sinceros: ver dibujos animados es genial, punto. Obviamente hay de series a series, pero actualmente muchos contenidos dirigidos a los niños también resultan interesantes para los adultos.

Ver crecer a tus hijos

Ver cómo se desarrolla, literalmente, una parte de tu ser es un espectáculo lento y una aventura maravillosa, tal y como sucede en la película Boyhood: Momentos de una Vida.

Tus hijos son una fuente de risa

Las ocurrencias de los niños son una fuente infalible para subirte el ánimo cuando más lo necesitas. La inocencia con la que ven y perciben el mundo puede ser una cucharada de medicina para cuando ocupas alegrarte.